¿Su tienda es más fría que caliente?

Comment

413563

La gran mayoría de las tiendas Retail,  las encontramos muy minimalistas, clásicas; barrocas o muy funcionales. Detecte cómo su negocio  puede seducir eficientemente.

Una tienda ideal para muchos expertos retailers son aquellas que puedan contar historias y fascinar con sus detalles. Todo eso va estrechamente relacionado con las buenas practicas del Marketing intelligence.  La idea no es darle cabida a la improvisación, por eso hay que empezar  por  conocer la localización y arquitectura del establecimiento.

Es clave decir que,  lo que no deseas es porque no lo ves. Elegir una vía bastante transitada, generará un explícito  intercambio comercial.  Cuando trazamos  aceras  o pasarelas, estas deben de contar con 1,5 metros de ancho como mínimo para que el cliente pueda entrar a interactuar con el producto sin generar tráfico en la circulación de los demás peatones (clientes). El marketing intelligence utiliza estrategias integrales como el Marketing olfativo para que esos espacios sean inolvidables. Un agradable aroma puede contarle  muchos aspectos del producto e influir en los sentidos de la gente. Su tienda puede tener  fragancia propia  y extasiar  estratégicamente en las diferentes zonas.

Todo por hacer en frío y  aprovechar en caliente

Hay que partir de los metros cuadrados construidos del local. Sin embargo se dice que las Zonas calientes son aquellas que más se transitan y las frías son la que casi no. Estas últimas se dicen que son impuestas por las condiciones arquitectónicas del local. Por tanto, la localización de mostradores, productos y marcas necesitan de un estudio para su potenciación y circulación. Dependiendo el tipo de mercado los expertos en  Retail aplican diferentes formas  de conducir el tránsito por la tienda. Un ejemplo es cuando  estamos en un supermercado de libre servicio; de compra diaria y constante.  Los mostradores  de caja deben ubicarse en las zonas calientes y cerca al punto de acceso.

Los pasillos también tienen su ciencia. Existen tres tipos  y cada uno genera diferentes experiencias de tránsito para llegar al producto:

+Pasillo de aspiración: su misión es aspirar. De acuerdo a la anchura del local, este pasillo debe ser el más amplio porque desde aquí se dirigen  los clientes de la zona caliente a la fría.

+Pasillos principales: se encargan de orientar al cliente a las diferentes zonas de la tienda. Esto puede variar en los centros comerciales tradicionales donde todo se hace desde el mostrador.

+ Pasillos de acceso: el ancho de estos pasillos es estratégico. Se recomienda que sea amplio para una correcta visualización de los productos, pero no tanto para que no se cree una doble circulación. (Acceso y retorno).

Para concluir los expertos recomiendan colocar productos de lanzamiento, probadores y algunos de mayor consumo en las zonas calientes. Aquí se pude hacer uso de buena publicidad para tener comunicación con el cliente. Avisos creativos, no saturados y con promociones.

La zona fría por ende  requiere de gran ayuda.  Allí se pueden ubicar algunos productos de mayor consumo; manejar una gran iluminación en los mostradores; usar anaqueles muy llamativos  y  la  caja registradora en este punto es clave. Pues mientras el cliente paga, puede estar viendo lo que  antes perdió de vista. Este último espacio  maneja productos de impulso más no de necesidad.

El objetivo es que se puedan calentar las zonas frías  con soluciones inteligentes y amigables al  target de la  tienda.

Fuentes:

http://www.contunegocio.es/gestion/anatomia-tienda-zonas-frias-calientes/

http://www.puromarketing.com/43/14866/para-pymes-zona-caliente-fria-local.html

Fuente de imágenes:

www.porexperiencia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *